Cómo comprar vermiculita

Seguramente ya te has preguntado qué clase de material es ese que recubre el interior de la cámara de combustión de tu chimenea o estufa. Acostumbrados a los tradicionales interiores de chapa de acero o hierro fundido, los fabricantes de hogares de biomasa han sustituido estos materiales por la vermiculita, un innovador compuesto cuyas características térmicas permiten aumentar exponencialmente las prestaciones de las chimeneas y estufas.

¿Qué es la vermiculita?

La vermiculita es un material derivado de un compuesto mineral que se ha vuelto muy popular en los últimos años en el sector de la calefacción, principalmente por sus altas capacidades como aislante térmico, ya que, aplicado de forma adecuada, nos ofrece un montón de ventajas. Se trata de una sustancia mineral formada por silicatos de aluminio, magnesio y hierro, con una conductividad térmica muy baja.

Los fabricantes de chimeneas se dieron cuenta de que las tradicionales chapas de acero o hierro que recubrían los interiores de las chimeneas tenían una gran resistencia al fuego además de acumular gran parte del calor, prestaciones nada desdeñables, pero que si las sustituían por placas de vermiculita, las prestaciones de los equipos cambiaban radicalmente por varios motivos:

  • Al ser un aislante térmico, su carácter reflexivo, en vez de acumular el calor de la combustión, lo concentra hacia el interior de la cámara y lo proyecta hacia la estancia, en vez de disiparlo hacia el interior de la chimenea o la trasera de las estufas. Por este motivo supone un gran ahorro energético ya que, con menos consumo de combustible, se alcanza mayor temperatura.
  • Al concentrar el calor en el interior, se propicia también la post combustión o combustión secundaria o ecológica que se encarga del ardido de las cenizas y gases. Obviamente, para que esto ocurra el diseño técnico del funcionamiento de la estufa debe ser muy preciso en cuanto a la introducción del aire de combustión, regulación de tiro, etc. pero la vermiculita ayuda a que este ardido tenga lugar, mejorando considerablemente el grado de emisiones de CO a la atmósfera y siendo en consecuencia, mucho más respetuosos con el medioambiente.
  • Es un material ignífugo, estable, ligero, resistente, fácil de fabricar y manipular por lo que lo convierte en una alternativa económica a los materiales tradicionales como el hierro o el acero.

En definitiva, proporciona una gran cantidad de ventajas en el mundo de la calefacción por lo que ha llegado para quedarse y es por ello que la encontrarás en infinidad de equipos de leña o pellets. Por este motivo es también un material con un alto grado de comercialización, ya que es habitual que las paredes interiores se desgasten y tengamos que sustituirlas por unas nuevas piezas.

Sin embargo… Siempre hay un PERO

Como componente, este material sólo tiene un inconveniente, y es su fragilidad al impacto y a soportar peso. Obviamente, desde el punto de vista técnico esto no supone un mayor problema en la chimenea puesto que las piezas de recubrimiento no suelen sufrir golpes fuertes si tenemos un poco de cuidado al introducir la leña, ni soportar cargas, pero sí lo es cuando se transportan y manipulan. Nuestra amplia experiencia como instaladores y distribuidores de equipos de biomasa, nos ha enseñado que hay que tratar a la vermiculita con mucho cuidado, y prestar especial atención a su embalaje si tenemos que enviarla de paseo con desconocidos. Como en el transcurso del viaje desde nuestro almacén hasta tu chimenea va a pasar por muchas manos y diversos medios de transporte, cuidamos especialmente el embalaje para que llegue en perfectas condiciones a su destino, pero en ocasiones esto no es suficiente. Hay que entender que si compras una placa entera de vermiculita es un bulto de tamaño y peso considerables, ideal para recibir golpes, caerse a plomo, o incluso poner otros paquetes encima cuando va en la furgoneta de la agencia de transportes, lo cual lo hace especialmente delicado y propenso a la rotura. Cuando salen paneles enteros de nuestro almacén,o piezas de grandes dimensiones, cruzamos los dedos para que no nos llames al cabo de 2 días, para reclamar que el panel ha llegado completamente roto

Nuestro consejo es que, si vas a destinar el panel de vermiculita a piezas de menor tamaño, o para su uso no es imprescindible que el panel vaya en su tamaño original, lo mejor es que nos pidas que te lo recortemos, ya sea en dos o tres piezas o en el tamaño exacto que necesites para el recambio de tu chimenea o estufa. Cuanto más pequeño sea el bulto, más estable será y más fácil de manipular para el transportista, factores que hacen que haya muchas más posibilidades de que llegue en perfecto estado a tu destino. Así también te evitas el trastorno de proceder a su reclamación y esperar a que enviemos de nuevo el material y nosotros estamos seguros de que quedarás satisfecho con nuestro servicio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.